Ergonomía en la cocina

Además de la sensación de disfrutar de la casa, la idea de confort doméstico está relacionada con el bienestar físico/sensorial y el emocional/psicológico. Ahí es donde se posiciona la ergonomía en la cocina. Una cocina confortable es aquella que es fácil de manejar e «inteligente». El punto de partida de todo buen diseño es, sin duda, la respuesta a una organización racional del espacio y del mobiliario. También debe evitar la necesidad de movimientos excesivamente cansados y antinaturales, facilitando al máximo la preparación de alimentos y la limpieza.

¿Que es la ergonomía en la cocina?

La ergonomía en la cocina analiza la relación entre el cuerpo humano y los objetos que utilizamos y los espacios en los que vivimos y trabajamos, con el fin de optimizar los movimientos y evitar posturas antinaturales que puedan ser perjudiciales para nuestra salud. En el hogar, la cocina es uno de los espacios que más se benefician de la ergonomía. Garantiza la facilidad de uso y permite moverse cómodamente en el espacio en función de las necesidades físicas y los hábitos. Pregúntate…
¿Has pensado que te mueves entre la mesa del comedor y la cocina más de 30 veces al día? ¿Que abre y cierra cajones, estantes extraíbles y puertas de armarios más de 80 veces al día? ¿Que cada día realiza más de 50 tareas en la encimera y el fregadero de la cocina, como picar perejil, aclarar la lechuga o preparar postres?

 skyline cucine moderne

¿Cómo se consigue la ergonomía en la cocina?

El «TRIÁNGULO DE TRABAJO» es la base de ergonomía en la cocina en torno a la cual se disponen los muebles de la cocina. En este espacio se realizan las tres principales actividades de trabajo: preparar los alimentos, cocinar y lavar. Es importante que todo lo que hay en la cocina esté al alcance de la mano, y que puedas moverte libre y cómodamente sin cansarte.

Una regla muy sencilla es, por tanto, unir la ZONA DE ALMACENAMIENTO (armario, frigorífico), la ZONA DE LAVADO (fregadero, lavavajillas) y la ZONA DE COCCIÓN (placa de cocción) mediante pequeños triángulos de trabajo. En una cocina óptima, estas tres zonas deberían estar divididas por encimeras.

La longitud ideal de la línea imaginaria que une el fregadero, el frigorífico y la placa de cocción no debe ser superior a 6 m. Sin embargo, la longitud de cada uno de los lados del triángulo puede variar en función del tamaño y la forma de la habitación.  Lo ideal es que la distancia entre cada zona sea de al menos 90 cm. Las distancias excesivas desperdician energía, ya que requieren un movimiento continuo de un extremo a otro de la cocina. Sin embargo, si los tres puntos están demasiado cerca, el trabajo se vuelve incómodo y estrecho. Divida el espacio dedicado a su futura cocina Snaidero en secciones. Empieza por la zona dedicada al almacenamiento de alimentos, que debe incluir el frigorífico e idealmente algunos armarios de almacenamiento, así como una superficie para preparar la comida. Después viene la zona de cocción, que debe incluir una superficie para apoyar las ollas y sartenes calientes junto al horno y la placa. La zona del fregadero también debe incluir un espacio donde colocar los platos y los cubiertos después de lavarlos. El espacio de trabajo más importante de una cocina es el que se encuentra entre el fregadero y la placa de cocción; en él se realizan la mayoría de las actividades. Identifique la zona principal de preparación de alimentos entre estos dos puntos. Esta debe ser la superficie de trabajo más continua y larga de la cocina y debe ser lo suficientemente fuerte y duradera como para servir una comida.

He aquí algunos consejos útiles sobre ergonomía para cocinas

Aunque las dimensiones de la zona triangular varían en función del tamaño y la forma de la cocina, a continuación se exponen algunos conceptos fundamentales.

1. Dado que las obras de fontanería son muy caras, diseñe su nueva cocina en función de la posición actual del fregadero. Coloque el lavavajillas cerca del fregadero, así será más fácil instalar las tuberías necesarias.

2. Coloca una encimera cerca del frigorífico para poder sacar y colocar los alimentos rápidamente, reduciendo el tiempo que la puerta del frigorífico está abierta.

3. Evite colocar muebles altos de almacenaje o armarios dentro de la zona del triángulo de trabajo. En una cocina empotrada es aconsejable agrupar los muebles más altos en un extremo de la superficie de trabajo continua y en general en una zona fuera del triángulo.

4. Calcule el espacio necesario para abrir completamente las puertas de los electrodomésticos. Los lavavajillas requieren mucho espacio, ya que para utilizarlos hay que poder situarse delante o a un lado de ellos.

En Gelse nuestros asesores le ayudarán a conseguir la mejor ergonomía para su cocina, no dude en contactar para más información.

CONTACTA CON NOSOTROS

Si deseas realizar alguna consulta, pedir un presupuesto o necesitas más información sobre cualquier aspecto de Gelse Cocinas, ponte en contacto con nosotros.

Abrir chat
Powered by